Consejo Institucional
Junio 5, 2018

El Consejo Institucional aprobó en la sesión 3070 del jueves 17 de mayo, los lineamientos para la formulación del presupuesto del Tecnológico de Costa Rica (TEC) para el año 2019.

Este acto para el Consejo Institucional es relevante por varias razones:

  1. Define un marco jurídico sobre el cual se realiza la estimación del presupuesto.  Esto significa que es una actividad que no solo responde a las normas que ha probado el Consejo Institucional sino también, las leyes de Costa Rica.  Por tanto, es una función que le permite al TEC decirle al país que su estimación de ingresos y gastos están siendo transparentes y respondiendo a los objetivos por los cuales fue creada la universidad.
     
  2. Determina las instancias y personas  responsables del proceso de estimación de los ingresos y gastos.  Este proceso  no se circunscribe a una responsabilidad  solo del rector o del Consejo Institucional. Por el contrario, evidencia que es una tarea de la Institución completa y en la cual, todas las personas integrantes tienen la obligación de participar.
     
  3. Señala las metas cómo la unidad que nos permitirá estimar tanto los ingresos como los gastos.  La transparencia de las actividades que realiza el TEC deben verse reflejadas en las metas, que deben ser claras, cuantificables y verificables.  Esto es fundamental porque tenemos que decirle al país en qué se están gastando los recursos que recibimos de su aporte al fisco.

Un ejemplo de la formulación de 2018 es cambiar este tipo de metas:

        1. Desarrollar 108 actividades sustantivas en temas particulares de la Dirección Superior.

¿Cuáles son esas actividades sustantivas?  Debemos tener metas, que permitan pedir cuentas.  Una meta así diluye responsabilidades y se puede pedir cuentas.

5.1.2.1 Asignar de contenido económico al plan para el mejoramiento de cinco servicios de la Vicerrectoría.

Esta es otra meta muy general, que no nos dice cuáles servicios y qué se espera mejorar.  En la parte administrativa se requiere ir mejorando los servicios y en ese sentido debemos ser claros que se esperaría.

7.1.4.1 Asignar a las dependencias adscritas a la Dirección del Centro Académico de Limón, de equipo e infraestructura de acuerdo con las necesidades y prioridades planteadas en los planes tácticos de Infraestructura y equipamiento.

Esta no es una meta, por el contrario, es un objetivo. Aquí interesa que indique en qué se mejorará la infraestructura y en qué tipo de equipamiento se va a priorizar en la Vicerrectoría de Docencia.

8.2.0.1 Desarrollar 68 iniciativas que fortalecen la atracción de recursos.

¿De igual forma, en qué áreas de atracción?

Estos son algunos ejemplos de los planteamientos que impiden al Consejo Institucional identificar en qué estamos avanzando y en qué hay que priorizar.

  1. La estimación de los ingresos no se circunscribe solo al Fondo Especial de Educación Superior (FEES), sino también a otros ingresos que la institución recibe y se debe indicar cuánto se espera generar.  Esto con el fin de poner los límites del gasto.
     
  2. La estimación de los gastos es una tarea compleja porque las instancias desean crecer y desarrollarse.  Por ello, las metas que definan deben ser concretas y tomando como base la situación que actualmente enfrenta el país.

La estimación debe ser en función de las metas y para ello, es importante, que se piense muy bien para no poner metas que según la asignación no podrán cumplirse.

En este punto, el Consejo Institucional emite disposiciones de cómo ir calculando las principales partidas: remuneración, becas, investigación, extensión, sistemas de información, examen de admisión, inversión, infraestructura y otros.

Esperamos que este proceso de formulación se desarrolle teniendo en cuanta la situación del país.