Es el estudio de la influencia e impacto del hardware, software, redes y cualquier dispositivo electrónico que pueda ser utilizado para recuperar, almacenar y procesar datos electrónicamente sobre todas aquellas tareas o actividades que se llevan a cabo en una organización.

Adicionalmente, se investiga cómo se puede mejorar el bienestar de los colaboradores; la satisfacción de los clientes o usuarios de un producto o servicio; la relación con los proveedores y la toma de decisiones; y la productividad, la eficiencia y el desempeño en función del cumplimiento de objetivos de organizaciones públicas y privadas, con la implementación y uso de estas tecnologías. Un último aspecto que abarca esta línea es el análisis de los cambios e implicaciones positivas y negativas que traen consigo las tecnologías de información para las organizaciones y la sociedad en general.