Los siete costarricenses posan frente al rótulo de Virginia Tech.

De izquierda a derecha: Henry Quesada y Eduardo Molina, costarricenses docentes en Virginia Tech, y los estudiantes Juan González, Yu Yang Huang, Nicolás Navarro, Paula Fallas y Alina Mejías. Foto: Cortesía H. Quesada.

Formación profesional en el extranjero

Virginia Tech: una segunda casa para estudiantes del TEC

17 de Octubre 2018 Por: Johan Umaña Venegas
  • 12 alumnos de diferentes carreras del TEC han seguido los pasos del profesor Henry Quesada para estudiar en prestigiosa universidad de Estados Unidos

El Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, mejor conocido como Virginia Tech o VT, tiene muchas similitudes con el Tecnológico de Costa Rica (TEC). Desde el enfoque en ciencia, tecnología e innovación, hasta la fortaleza que ambas casas de enseñanza superior comparten en ingeniería, arquitectura, administración y forestal.

Por eso no es de extrañar que esta universidad estadounidense se haya convertido en una especie de segundo hogar para una docena de estudiantes del TEC, quienes han desarrollado allá investigaciones para sus proyectos de graduación y estudios de posgrado, como maestrías y doctorados.

Esta relación inicia con Henry Quesada, un egresado y exprofesor del TEC, quien hizo sus estudios de posgrado en la Universidad de Purdue, Estados Unidos. Luego, en 2008, pasó a trabajar como docente e investigador en VT.

A los estudiantes les ayuda a tener una experiencia diferente, otra cultura, otro idioma, es otro país... También a acercarse a otras metodologías de investigación e innovadoras formas de hacer las cosas”, cuenta Quesada.

Según este profesor, los estudiantes del TEC son muy bien recibidos en Virginia Tech y colegas suyos comentan positivamente de la capacidad de los costarricenses, como alumnos e investigadores:

Una de las características es que son estudiantes muy buenos, en la parte técnica  y en la de habilidades blandas, así que por lo general cuando terminan lo que vinieron a hacer otros investigadores o profesores de la universidad piden que se queden, porque necesitan de un estudiante de maestría o de doctorado. La formación en el TEC es muy buena, así lo demuestran los estudiantes“, comenta Quesada.

Calidad reconocida en el extranjero

Los estudiantes que viajan a Virginia a realizar sus investigaciones luego vuelven al país para presentar sus tesis y recibir el título del Tecnológico. Mas algunos de ellos regresan a VT para seguir estudiando un posgrado.

En el caso de Johanna Madrigal, quien fue la primera estudiante que trabajó con Quesada, ella sacó su doctorado en Virginia Tech y luego regresó a Costa Rica. Ahora es profesora de la Escuela de Ingeniería en Producción Industrial del TEC.

“Los recursos y la metodología de investigación son distintos a los que encontramos en Costa Rica. Desarrollé habilidades técnicas en investigación y en escritura científica en otro idioma, el inglés. Adicionalmente, tuve la oportunidad de dar clases en otro idioma y de guiar un proyecto de graduación de una estudiante del TEC, quien lo hizo usando parte de la información recolectada en el doctorado“, contó Madrigal.

Esa experiencia Madrigal la ha trasladado al Tecnológico, donde ha ayudado a numerosos estudiantes a realizar sus investigaciones, tanto en el país como en el extranjero. Además de que puede enseñar la materia más actualizada en sus clases.

Otros han aprovechado el paso por VT para continuar sus carreras profesionales en el extranjero, como Edgar Arias, quien actualmente trabaja para el programa de desarrollo económico de la Comisión Forestal del Estado de Carolina del Sur, en Estados Unidos.

Virginia Tech
El lema de VT significa "En lo que pueda servir". Tomada de http://www.vt.edu.

“Mi trabajo en VT me permitió complementar mi experiencia previa en la industria privada, expandiendo el enfoque de mi trabajo a proyectos sostenibles de desarrollo económico, a nivel regional. En lo personal, ha sido una bendición para mí y mi familia, el compartir con una comunidad universitaria que vive y respira su lema ‘Ut Prosim, que significa ‘En lo que pueda servir’. Los valores que aprendimos nos siguen acompañando el día de hoy“, narra Arias.

Por su parte, para Paula Fallas, quien realizó su trabajo final de graduación en VT y ahora se encuentra cursando estudios de maestría en Materiales Biosostenibles en esa universidad, la disciplina, herramientas académicas y “base ingenieril para desarrollar un pensamiento crítico”, que adquirió en el TEC, le han servido para triunfar en su paso por la universidad norteamericana.

“Durante mis estudios de pregrado en el TEC, siempre tuve que entregar mis trabajos con el formato y las exigencias de un proyecto de graduación. Debido a esto, creo que no enfrenté una sorpresa al llegar a VT. El TEC es muy exigente y creo que cualquier estudiante graduado tiene un estándar de calidad.

“Otro aspecto que pienso que me preparó, fue llevar clases con profesores con preparación académica en el extranjero. Definitivamente esta experiencia se transmitió en sus clases y ultimadamente mejoró la experiencia de aprendizaje para sus estudiantes”, detalló Fallas.

Virginia Tech, Ingeniería en Producción Industrial