estudiante_paola_porras_cultivando_lechuga_

La estudiante Paola Porras trabajó en parcelas experimentales de lechuga en Cañas Dulces de Liberia. Foto cortesía de Paola Porras. 

Proyecto final de graduación en ingeniería en Agronegocios

Estudiante investigó producción y posibilidades comerciales de la lechuga en la región Chorotega

13 de Noviembre 2018 Por: Geovanni Jiménez Mata

Más que un proyecto final de graduación, su realizadora lo vislumbra como una oportunidad de negocio y progreso para todo un pueblo. Más que una investigación, para ella significa capacitación y aprendizaje para decenas de agricultores.

La comunidad de Cañas Dulces en Liberia se benefició recientemente con el trabajo de Paola Porras, estudiante de Ingeniería en Agronegocios del Tecnológico de Costa Rica (TEC).

El proyecto de esta joven de 23 años se titula “Validación de la producción de lechuga para la sociedad de usuarios de agua de Cañas Dulces con mira a incursionar en el mercado regional Chorotega” y permitió conocer las oportunidades económicas que tiene este cultivo en esa zona del país.

Desde el mes de agosto, Porras –originaria de Liberia- comenzó con su tarea de cultivar -al aire libre y en condiciones totalmente naturales- cuatro variedades de lechuga con el objetivo de determinar cuáles son las que mejor se daban en Cañas Dulces.

Las lechugas eran provenientes de un vivero de Cartago y se cultivaron en tres fincas distintas de esa comunidad guanacasteca, en espacios que fueron denominados como “parcelas experimentales”. Dichas zonas contaron con acceso abierto para que los productores pudieran visitarlas y ser testigos de la evolución del cultivo.

Durante el mes de septiembre, las lechugas se fueron desarrollando en medio de temperaturas mayores (entre 28 y 31 grados centígrados), a las normalmente óptimas para su cultivo, que no sobrepasan los 20°C.

Conforme el tiempo avanzaba, Paola tomaba apuntes del desarrollo de las legumbres. La altura de las plantas, el diámetro y el número de hojas eran algunas de las variables que analizaba cada 10 días desde que se realizó el trasplante.

La lechuga producida en la investigación de la estudiante tuvo un tamaño normal. Foto cortesía de Paola Porras. 

A inicios de octubre se dio la cosecha final, de la cual se obtuvieron los resultados. El tamaño de las lechugas fue el normal e incluso mayor al producido en las condiciones más óptimas.

Aunque hubo alguna complicación debido a inesperadas lluvias que afectaron los cultivos durante el proceso, como resultado la estudiante logró determinar que el cultivo de lechuga sí es posible en esa zona de Guanacaste.

“Se concluye que la producción de hortalizas sí se puede dar, pero requiere de algún ambiente protegido de costo relativamente bajo”, aseguró Porras.

La investigación concluyó con varias charlas para más de 40 productores de la Región, en las cuales la estudiante los instruyó para el proceso y además les habló de buenas prácticas agrícolas que ayudarían a obtener mejores resultados.

“Los agricultores se convencieron de que la producción e incorporación de lechuga en el mercado regional se podría dar con dedicación, motivación y buenas prácticas agrícolas como el llevar registros, manejo del riego, y la responsabilidad en el uso del agua”, finalizó.

La región Chorotega del país es una zona socioeconómica ubicada mayoritariamente en la provincia de Guanacaste y en la cual, lo que más se produce en términos agrícolas son los granos básicos, caña de azúcar, melón y sandía.

Se espera que la investigación de Paola Porras sirva como punta de lanza para dar inicio a la diversificación del mercado regional, con la incorporación de productos como la misma lechuga y el chile.

Este proyecto de graduación será presentando por la estudiante en noviembre.

Las charlas de capacitación a los productores de la zona fueron parte del proyecto. Foto cortesía de Paola Porras. 

 

lechuga, Investigación, Estudiantes, Escuela de Agronegocios, Agricultura