Productores analizan una muestra en un microscopio.

Los productores de dos cooperativas tienen ahora más opciones que ofrecer a sus clientes gracias a la investigación y trabajo del TEC. Foto cortesía Elizabeth Árnaez.

TEC apoya a cooperativas en la diversificación de sus productos

27 de Marzo 2017 Por: Geovanni Jiménez Mata

Desde inicios del 2016, el Tecnológico de Costa Rica (TEC) se encuentra realizando con dos cooperativas un trabajo que consiste en la creación de productos a partir de su material de rechazo.

Se trata del proyecto “Fortalecimiento de las capacidades de dos cooperativas costarricenses en el aprovechamiento de sus cultivos mediante el desarrollo de productos agroindustriales”.

Las cooperativas Coopeproguata de Paquera y Frutalcoop (Zona de los Santos), con el apoyo de las Escuelas de Biología a cargo de las biólogas Elizabeth Arnáez e Ileana Moreira y  de Agronegocios del TEC donde participan las ingenieras Laura Brenes y Marianella Gamboa, producen alimentos y cosméticos utilizando los cultivos que no pasan el control de calidad y que antes se descartaban como manzana, ciruela y aguacate.

Dicha situación provocaba pérdidas económicas y desperdicio para las cooperativas, ya que en ocasiones los cultivos no son aprobados para su proceso solamente por imperfecciones en su forma, color o daños mínimos que no afectan el que puedan ser consumidos.

Específicamente, los productos que se han desarrollado son toppings de frutas, jabones líquidos y champús; todo tras investigaciones realizadas en los diferentes laboratorios del TEC.

Las másteres Ileana Moreira y Elizabeth Arnáez, de la Escuela de Biología de la Institución, son las investigadoras a cargo de este proyecto. Ellas, con el apoyo de estudiantes asistentes y el personal de las escuelas de Agronegocios y Biología, han ido más allá de la producción y también han realizado acciones como capacitaciones dirigidas a los empresarios y pobladores de las comunidades en las que trabajan las cooperativas antes mencionadas.

“Iniciamos con encuestas en los negocios locales, para ver qué posibles productos tenían potencial en el mercado”, explicó Árnaez. La experta también señaló que esos estudios mercadológicos serán parte del legado que el proyecto deje una vez finalice en los últimos meses de 2017.

Por su parte, Ileana Moreira enfatizó en la importancia de este trabajo como posibilidad de desarrollo para las comunidades. “Parte de la idea de todo esto, es que las cooperativas queden posicionadas en sus localidades y que le generen empleo a la gente de la zona”, concluyó la profesional.

 

Los beneficiados hablan

Para Patrick Matarrita, gerente de Coopeproguata, la buena actitud con la que el TEC ha encarado este trabajo es fundamental. “Estamos muy contentos por la manera en que las investigadoras trabajan. Se han identificado con las necesidades del pueblo y con esto transmiten mucha confianza a los asociados”, aseveró el dirigente.

“La investigación y trabajo van muy bien. Han sido muy interesantes los resultados que se han logrado. Creemos que es importante una segunda actividad económica (después del café) que produzca fuentes de empleo en la Zona de los Santos”, comentó Francisco Fallas, miembro del consejo de administración de Frutalcoop.

Este proyecto es financiado por el Consejo Nacional de Rectores (Conare). Además del aporte del TEC, están involucradas las demás universidades estatales.

Fecha

Lunes, Marzo 27, 2017 - 13:30
Biología, Agronegocios, Extensión