investigadora en laboratorio

Kattia descubrió junto con el científico Johnny Peraza, la Bacteria Listeria Costarricenses. Se cree que este descubrimiento podría llevar al descubrimiento de antibióticos que podrían la vida de millones de personas afectadas por infecciones bacterianas. (Ruth Garita / OCM). 

Kattia Núñez

Una joven que nació en el campo y se convirtió en científica

18 de Abril 2018 Por: Irina Grajales Navarrete
paragraph_video
  •  Ella descubrió, junto con el científico Johnny Peraza, la Bacteria Listeria Costarricensis.

A unos kilómetros de la entrada del volcán Turrialba se encuentra la casa de Kattia Núñez. Es una casa en medio de la naturaleza, con muchos árboles y flores, sin televisión o vecinos cerca.

De niña, la vida de Kattia era subirse a los árboles, comer guayabas y correr por los cafetales; mientras su papá trabajaba y su mamá cosía ropa para vender en el barrio el fin de semana; pero hoy, es una de las científicas costarricenses más destacadas de nuestro país.

Kattia descubrió junto con el científico Johnny Peraza, la Bacteria Listeria Costarricensis. Se cree que este hallazgo podría llevar al descubrimiento de antibióticos que salvarían la vida de millones de personas afectadas por infecciones bacterianas.

"Soñar y alcanzar las metas no es tan sencillo como parece. Las metas requieren esfuerzo, sacrificio y trabajo duro”, señala.

Video: Científicos del TEC descubren nueva bacteria

Inquietud por la ciencia desde adolescente

Kattia, es el resultado de la educación pública de este país. Asistió a la escuela de Santa Rosa y luego al Colegio Experimental Bilingue de Turrialba. "Mis papás siempre nos instaron, a mí, y a mis dos hermanos, a buscar la mejor institución que pudiéramos. En la época del colegio, todos mis amigos estaban en la casa  a la una de la tarde, pero nosotros llegábamos del colegio a las 7 p.m, tras viajar una hora en autobús". 

A los 15 años, con la ayuda de sus padres, esta científica costarricense tomó la decisión de inscribirse en el Colegio Científico de Cartago. 

"Claro, me tuve que ir a vivir sola a Cartago, porque el colegio nos exigía mucho académicamente. Me becaron y gracias a ello, lograba pagar un cuarto y la comida de la semana. Recuerdo la primera vez que mis papás me vinieron a dejar. Mi mamá lloró como 22 días. Al principio me venían a dejar todos los lunes y me recogían los viernes. Luego yo lo hacía sola", recuerda. 

Es en el Colegio Científico donde surge la pasión por la biotecnología. "Cuando leíamos sobre  biotecnología yo sentía que era ciencia - ficción. Nos hablaban sobre modificar plantas, descubrir enfermedades y la cura para esas enfermades, con elementos que uno ve en la naturaleza", comentó.  

 

Por su sueño...

Al graduarse del colegio, Kattia ingresa al Tecnológico de Costa Rica, nuevamente es becada y le permiten trabajar como asistente 20 horas a la semana. 

Y siendo estudiante, con tan solo 19 años, obtiene una beca para fortalecer su conocimiento en el Instituto Pasteur y viaja a París. 

"Tuve la oportunidad y me fui. Conocí otra cultura, otras formas de trabajo y muchas de las personas con las que ahora trabajo". agregó 

Hoy, la sed por aprender de esta joven de apenas 25 años no se detiene, y en este momento, se encuentra en Chile terminando su doctorado en bacterias de ambientes extremos que tengan potencial para descubrir nuevos antibióticos. A la vez, espera volver pronto a Costa Rica a continuar ejerciendo como investigadora, profesora e inspirando a nuevas generaciones.  

"Yo me considero un ser humano común. Todas las personas tienen las mismas oportunidades que yo tuve, acceso a colegios públicos, universidades públicas y becas. El secreto está en aprovechar las oportunidades que nos da la vida y creer en nuestras capacidades", puntualizó. 

Listeria, Bacteria, Kattia, Científica