Escuela de Ingeniería Ambiental

Recicladores informales son actores clave en la cadena de valor

Estudiante investiga aspectos sociales y económicos de la vida de los recicladores informarles o de base, así como su papel dentro de la cadena de valor de reciclaje

 

Demuestra efecto positivo de estos trabajadores informales en el medio ambiente

29 de Julio 2020 Por: Noemy Chinchilla Bravo
Imagen de un relleno sanitario con dos camiones de basura

Según la investigación de Sanabria, el rol y aporte de los recicladores informales es la base del reciclaje en esta cadena debido a la poca separación en la fuente en la mayoría de los hogares y comercios. Imagen con fines ilustrativas. (Relleno sanitario Ebi, en Aserrí.Tomada por Ruth Garita/TEC).

La iniciativa busca mejorar la calidad de vida de los recicladores de base al demostrar su eficiencia en la separación y recolección de residuos valorizables, aumentando el porcentaje del reciclaje en el país. Imagen con fines ilustrativas; tomada de Pexels.

La escasa cultura en el manejo de residuos sólidos en Costa Rica; además de los problemas de contaminación en el aire, el agua y la tierra, afectan la eficiencia del reciclaje en el país.

De acuerdo con el Informe del Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible 2019, en Costa Rica se produce diariamente 3.982 toneladas de residuos sólidos, de las cuales se envían a rellenos sanitarios a o disposición final en vertederos semicontrolados un total de 3.132 toneladas diarias. Esto representa un 78,7% de cobertura, del resto de materiales se desconoce su paradero.

A partir de esta problemática, Walter Sanabria, estudiante de la carrera de Ingeniería Ambiental del Tecnológico de Costa Rica (TEC), presentó como Trabajo Final de Graduación una propuesta para la incorporación de los recicladores informales o de base dentro de los sistemas de gestión de residuos sólidos que manejan las municipalidades del país.

El estudiante llamó a su proyecto de graduación “Mercados Invisibles: El Sector Informal de la Gestión de Residuos”. Una idea que nace a partir de que en el cantón central de la provincia de Cartago existe un grupo de personas que se dedican a la recolección informal de residuos sólidos valorizables, para su consecutiva venta.

 

“Su visibilización y el impacto ambiental de la actividad que realiza este grupo es desconocida, a pesar de que ellos son actores clave en la cadena de separación y recuperación de los residuos. Ellos son los principales intermediarios entre los centros de acopio, hogares y comercios que no realizan la separación de residuos en la fuente” Walter Sanabria, Ingeniería Ambiental

La propuesta de Sanabria consiste en la identificación de aspectos sociales y económicos de la vida de los recicladores de base, así como su papel dentro de la cadena de valor de reciclaje y el impacto que tiene sobre las emisiones evitadas de gases del efecto invernadero.

Durante la investigación, el estudiante recopiló información de 17 recuperadores de residuos de la zona del cantón central de Cartago, en los distritos Oriental y Occidental. Analizó características como: género, estado civil, edad, escolaridad, enfermedades, habilidades o experiencia laboral, entre otros.

También, Sanabria evidencia en su estudio el rol y aporte de estas personas dentro de la cadena de valor de los residuos sólidos –particularmente en aspectos como recolección y separación–, y determinó que son la base del reciclaje en esta cadena, debido a la poca separación en la fuente en la mayoría de los hogares y comercios.

“Esta situación demuestra la falta de educación y concientización ambiental de todos los ciudadanos. La educación ambiental es, definitivamente, un pilar importante para mejorar la eficiencia de los procesos de recolección de materiales valorizables y reciclaje, para así aumentar los ingresos económico que pueden ser obtenidos mediante esta actividad por parte de ellos y ellas”. Walter Sanabria, estudiante de Ingeniería Ambiental

Asimismo, el joven comprobó el aporte de los recicladores de base para la reducción de emisiones de gases del efecto invernadero. Según datos aportados por el centro de acopio Reciclaje El Molino, ubicado en Cartago, gracias a los residuos valorizables recuperados se logró una reducción de 17.708,54 toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente (TM CO2eq), o lo mismo que las emisiones 3.759 vehículos de combustión.  .

Asociación de recolectores

Para la elaboración de este proyecto el joven plantea la creación de una asociación de recicladores de base, en la cual cualquier persona que se dedique a la recolección de residuos como medio de subsistencia pueda integrarse. De esta manera, los recolectores actualmente informales pueden registrarse de una manera sencilla.

Además, se insiste en la necesidad de que los municipios locales impulsen la concientización sobre la importancia de separar residuos, tanto en comercios como en hogares. Esto con acciones como charlas y talleres.

Algunos aspectos que recomienda que debe tomar en cuenta la asociación son:

  • Horarios laborares que se ajusten a los requerimientos de los recicladores de base, contribuyendo a la equidad de género dentro del ambiente laboral.
  • Inclusión tanto de la población de estudio de este trabajo, como de futuras personas que deseen ser parte del proyecto.
  • Definir materiales recuperados por los recicladores de base y materiales que necesitan empresas que representan posibles aliados.
  • Ubicación de los recicladores de base dentro de la cadena de valor.

Según Sanabria, para que la propuesta sea implementada de manera exitosa, se requiere el desarrollo de un plan de acción debidamente estructurado y de mejora continua, y que cuente con el compromiso de la municipalidad local en el seguimiento del plan.

El estudiante recomienda que el plan contenga al menos los siguientes objetivos:

  • Organizar y ejecutar reuniones para establecer relaciones entre los municipios, el sector privado y el actual sector informal de recicladores de base.
  • Capacitar a los recicladores de base en diversos temas, como seguridad laboral, identificación de residuos, aspectos legales para la formalización dentro del mercado y aspectos administrativos y financieros para asegurar la sostenibilidad económica de la asociación.
  • Analizar el sistema de recolección de residuos actual.
  • Capacitar a las comunidades en la separación de residuos en la fuente.

Walter pretende que con su iniciativa se mejore la calidad de vida de los recicladores de base, al demostrar su importancia, y, a su vez, la eficiencia en la separación y recolección de residuos valorizables, aumentando el porcentaje del reciclaje en el país.

Por su parte, la Dra. Lilliana Abarca, profesora e investigadora del TEC y tutora en la investigación de Sanabria, manifiesta que se siente muy orgullosa del trabajo realizado por Walter y que esta investigación será un gran reto y traerá frutos positivos en el campo ambiental.

"Lamentablemente el trabajo de los recicladores de base ha sido invisibilizado por la sociedad y las personas desconocen que la función que hacen es primordial para la conservación de la naturaleza y de nuestro propio ambiente", aseveró Abarca.

Además, acota que son la base de la pirámide que recogen lo que las personas botan y se encargan de ahorrarle a la naturaleza un material y lo ponen dentro de la cadena de valor.

Ingeniería Ambiental, Residuos Sólidos, Reciclaje, recolectores