Tres estudiantes observan al profesor explicarles partes de un motor.

Fotografía con fines ilustrativos. Cortesía INA.

Educación técnica y formación profesional no formal

Certificar competencias y formación dual marcan las rutas de cambio en la educación técnica del país

24 de Agosto 2018 Por: Johan Umaña Venegas
paragraph_video
  • El INA tiene un nuevo modelo curricular que pretende enfocarse en la certificación de competencias y habilidades.
  • Hay más dudas que respuestas en la intención de aplicar la educación dual.

Costa Rica tiene, con gran diferencia, la mayor inversión en educación técnica y formación profesional no formal de Centroamérica. Sin embargo, la industria, de capital nacional y extranjero, clama por más y mejor recurso humano de este nivel.

Un nuevo modelo curricular, más enfocado en certificar competencias, en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), y la educación dual, siguiendo el ejemplo alemán, son las rutas marcadas por las últimas administraciones gubernamentales del país. El objetivo en ambos casos es el mismo: reducir el nivel de desempleo, que ya alcanzó el 10,3% –según la última actualización del BCCR–  y que afecta particularmente a los jóvenes pobres.

“Es importante que a nivel de sociedad entendamos que hay que cambiar la percepción que ha existido desde hace algún tiempo sobre la educación técnica, como si fuera algo de segunda clase. Y más bien si uno ve ejemplos de Suiza, Alemania, la región del país Vasco, Australia o los Países Bajos, en gran parte esos países son desarrollados porque tienen un ecosistema de educación y formación técnica profesional“, argumenta Andrés Valenciano Yamuni, quien en mayo asumió como presidente ejecutivo del INA. .

Educación técnica en Costa Rica:

En Costa Rica, la educación enfocada en la empleabilidad se divide en dos pilares:

- Educación técnica, ofrecida por el MEP y en la que más de 107.000 estudiantes asisten a clases en 137 colegios técnicos profesionales y 88 secciones nocturnas.

- Formación profesional no formal, ofrecida por el INA y que en promedio atiende a 130.000 personas por año, en nueve unidades regionales y 55 centros de formación.

Adicionalmente, la oferta se complementa con la Escuela de Educación Técnica del Tecnológico de Costa Rica, que da formación a docentes; y la Universidad Técnica Nacional (UTN) que facilita la continuidad en los estudios a nivel superior a las personas graduadas de educación técnica.

Además, el TEC ofrece al público en general 21 opciones de técnicos.

Fuente: Dirección de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras del MEP e INA.

 

Planes del nuevo Presidente Ejecutivo del INA

Nuevo modelo curricular

Además de dar formación profesional dirigida a la inserción en el mercado laboral, el INA  brinda capacitaciones a la medida, para el crecimiento de empresas, cooperativas y agricultores.  

El reto grande que tenemos en el INA, sin duda alguna, es alinear la oferta de nuestros programas con la demanda que hay en el sector laboral. Ese es el reto principal y es el norte, al final, de la institución“, comenta Valenciano.

En mayo las autoridades del INA aprobaron la implementación del nuevo “Modelo Curricular para la Formación Profesional”, que pretende renovar la forma de enseñar y adaptarla a los nuevos requerimientos empresariales.

Este modelo regula “de manera estratégica los aspectos técnicos, curriculares y metodológicos”,  vinculados a cuatro procesos centrales de la formación profesional:

  • Investigación.
  • Diseño Curricular.
  • Administración curricular.
  • Evaluación curricular.

El modelo le permite al INA adaptarse a los cambios permanentes y emergentes requeridos por los sectores productivos y sociales, debido a sus características que lo describen como: sistémico, sistemático, oportuno, flexible, pertinente e innovador”, según detalla la información facilitada por la oficina de comunicación de la institución.

En este modelo se incorporan los proceso de administración y evaluación curricular. Además de que está alineado al Marco Nacional de Cualificaciones de la Educación y Formación Técnico Profesional que aprobó el Ministerio de Educación Pública (MEP) en 2016 y pretende ordenar los distintos sistemas de educación técnica del país, estableciendo normas claras a los niveles técnicos (los organiza en niveles de 1 a 5) y las capacidades técnicas que deben adquirir los estudiantes.

“El tener este nuevo modelo curricular, alineado a la política nacional educativa del MEP, alineado al Marco Nacional de Cualificaciones, y estar trabajando por competencias, no solo nos permite homologar la cancha, sino que también permite tener muchísima más flexibilidad.

“Porque eso es lo que ofrece este modelo, flexibilidad a la hora de cómo el INA históricamente tenía un proceso para diseñar cursos, aprobar los cursos y poner esos cursos en orden. Ese tiempo históricamente era largo de acuerdo al sentir del sector privado. Con este modelo curricular nuevo, eso se reduce muchísimo, porque nos permite apoyarnos en formatos estandarizados que sean aprobados a nivel internacional, inclusive”, ahonda Valenciano.

Sin embargo, el Marco Nacional de Cualificaciones también encuentra críticas, pues existen dudas sobre la capacidad administrativa que tendrá el MEP y el INA para adecuarse a lo planteado, y del acompañamiento que se le dará a los colegios y docentes para adaptarse a un modelo de educación por competencias.

Los modelos son muy interesantes pero la infraestructura administrativa y curricular no se adecúa a esos cambios. La flexibilidad que propone el Marco de Cualificaciones no la permiten los reglamentos y normas que rigen la docencia”, argumenta William Delgado Montoya, profesor de la Escuela de Educación Técnica del TEC y asesor académico.

Por otra parte, el Presidente Ejecutivo del INA apunta a otros dos proyectos para asegurar la efectividad de los programas educativos de la institución:

  • La creación de un sistema nacional de prospección laboral, que está dirigido por el Ministerio de Trabajo, pero que el INA espera impulsar y aprovechar, para conocer en detalle los requerimientos laborales y las áreas de oportunidad en las diferentes regiones del país.
  • Alianzas público-privadas para responder rápidamente a requerimientos de capacitaciones muy puntuales de empresas nacionales y extranjeras.  

Importancia de las habilidades blandas en la formación profesional no formal

La educación dual

Si bien aún hay más dudas que certezas respecto a la forma en que el país adoptaría un sistema de educación dual, lo que más se sabe es que se aplicará principalmente en los colegios del MEP, donde ya se desarrolla un plan piloto.  Se da en cuatro instituciones de distintas zonas del país (Cartago, Desamparados, Golfito y Alajuela).

El plan consiste en que los estudiantes adquieran el conocimiento teórico en los colegios y en las empresas realicen el aprendizaje práctico.

Entre las cuestiones más discutidas respecto al proyecto de ley que se encuentra en estudio en la Asamblea Legislativa, están las pólizas y salarios o compensaciones económicas que recibirán los estudiantes. Al tiempo que organizaciones sindicales se han manifestado en contra de la iniciativa, alegando riesgos de explotación o que las empresas aprovechen el trabajo estudiantil en lugar de pagar salarios completos.

“La educación dual se tiene que analizar, me parece que en los planes y el proyecto de ley que se están proponiendo, se están centralizando mucho en qué tipo de instituciones, qué tipo de acciones, qué carreras... Es decir, están intentando burocratizar más los procesos. Y la educación dual se tiene que ver como una herramienta más de educación y de inserción laboral”, comenta Delgado.

Quienes apoyan la educación dual alegan que en países como Alemania este sistema ha sido altamente exitoso en reducir la subocupación juvenil, al presentarle a los estudiantes la posibilidad de insertarse en las empresa incluso antes de haberse graduado.

“La educación dual, a nivel conceptual, muchas veces la gente cree que es lo que hace que Alemania sea Alemania. La educación dual es una pieza más del rompecabezas dentro de un ecosistema de educación-empleo, pero es una pieza muy valiosa (...).

“La posición del INA es seguir avanzando para que esto sea una realidad, porque esto es una herramienta más que le permite a los estudiantes tener un proceso de inserción laboral muy efectivo”, anotó Valenciano.

Para avanzar el tema, este año empezó a funcionar una comisión tripartita adscrita al MEP, integrada también por representantes del Ministerio de Trabajo, el INA, la Universidad Técnica Nacional, y los sectores empresariales y sindicales.

Como parte de la comisión funciona un Comité Técnico Tripartito que dará apoyo y tendrá la función particular de recomendar en cuáles carreras se podría implementar de mejor manera la modalidad de educación dual.

Valenciano, quien integra dicha comisión como representante del INA, comentó que en la mesa de discusión ya parece haber una claridad absoluta de que cualquiera que sea el modelo de educación dual que se implemente, el resultado tiene que ser ganancioso para  los estudiantes y los tres sectores involucrados –estatal, empresarial y sindical–.

“Aquí la clave está y por lo cual se ha logrado conformar esta comisión, es que la gente ya entendió que esto es ganar-ganar-ganar, y así funciona en todas partes del mundo. No hay un sistema de educación dual que funcione bien en el cual alguno de los sectores se aproveche”, concluyó el jerarca.

Educación Técnica, Formación Profesional, INA, MEP, Educación Dual