PERRO CON ZACATE ALREDEDOR

Imagen ilustrativa (Fotografía: Ruth Garita)

Compuesto de planta costarricense evitaría muerte por envenenamiento en animales

24 de Abril 2018 Por: Kenneth Mora Pérez
  • Creación de jarabe a partir de planta que se cosecha en Zona Norte del país.

El envenenamiento de animales, en especial de perros y gatos, es uno de los accidentes en los que dueños así como profesionales en veterinaria se enfrentan, con la díficil tarea de resolverlo en el menor tiempo posible.

A pesar de que los síntomas pueden aparecer rápidamente o tardar horas, además de ser muy variados ya que dependerán de la sustancia que haya provocado la intoxicación y la cantidad; el combatirlo es una de las acciones que conlleva acciones inmediatas.

Este panorama fue clave para que investigadores del Centro de Investigación en Biotecnología (CIB) del TEC en conjunto con el veterinario Edwin Garro, hayan desarrollado un compuesto especial para disminuir los efectos de la sustancia ingerida, mediante la inducción al vómito. 

A través de un compuesto emético, es decir que provoque el vómito, se investigaron las características de una planta producida en la zona norte del país,  la cual sería clave para combatir la muerte en animales por intoxicaciones.

La ingeniera Catalina Rosales, investigadora del CIB, señaló que el desarrollo está en etapas de patentes para su comercialización razón por la cual no es posible revelar el nombre de la planta. Sin embargo la investigadora sí indicó cómo el compuesto, comunmente utilizado en países como China o la India,  tiene características que le permiten ser un antídoto de fácil consumo para los animales cuando sucede la intoxicación.

Como parte de la investigación, se analizaron las distintas partes de la planta (hoja, raíz y tallo), ya que inicialmente se creía que únicamente la raíz contenía el compuesto requerido, sin embargo la investigación reveló que otras partes como el tallo o las hojas contienen -en menor medida- elementos del compuesto, por lo que de igual manera pueden ser extraídos de todas sus partes.

"La intención del jarabe es alargarle la vida al animal envenenado, para que una vez que llegue donde el veterinario, este pueda actuar según lo que corrresponda". Catalina Rosales, investigadora CIB

El compuesto a prueba

Como parte de las fases de investigación de la iniciativa, se realizaron ya las pruebas de toxicidad correspondientes, basados en la formulación química del jarabe. Como características de este, destacan la baja cantidad de preservante así como la utilización de agua con poco alcohol, entre otros elementos que no ponen riesgo la salud del animal.

El azúcar contenido en el compuesto, hace que este sea más agradable para los animales ya que en pastilla, el sabor sería distinto. Además tiene la ventaja de estar en estado líquido y de que su administración en momentos claves sea más rápida.

El veterinario Edwin Garro destacó que el compuesto no genera un vómito constante, sino una única vez, lo que evita enfermar al animal por deshidratación en momentos cuando más bien ocupa una recuperación.

Garro señaló además que a los canes a quienes se le ha administrado el compuesto en situaciones de emergencia,  han tenido como efecto el estar más activos en lugar de deprimidos así como un posterior aumento de peso en algunos casos

Las pruebas no incluyen administrar algún veneno a los sujetos de prueba, sino únicamente la administración del compuesto y comprobar el efecto vomitivo en los mismos. Con los resultados de esta prueba, se espera entrar en una fase de producción comercial,  el cual se realizaría mediante un convenio entre el TEC y Laboratorios Gaher.

 

catalina rosales
Catalina Rosales, ingeniera biotecnóloga, investigadora que lidera el proyecto.(Foto: Ruth Garita)

 

Biotecnología, CIB