Marcela Cubero, Luis Carlos Araya y Sergio Rivas conforman el proyecto junto con Xinia Varela, quien se encuentra fuera del país. (Foto: Ruth Garita/OCM)

Marcela Cubero, Luis Carlos Araya y Sergio Rivas conforman el proyecto junto con Xinia Varela, quien se encuentra fuera del país. (Foto: Ruth Garita/OCM)

¿Hay algo por hacer en su comunidad?

1 de Marzo 2017 Por: Sofía Solano Gómez
  • Es la primera edición del proyecto
  • Se encuentra en una etapa de diagnóstico

Cuatro profesores de la Escuela de Ingeniería en Diseño Industrial identificarán necesidades y problemáticas del país, a nivel local, con el fin de darles una solución sostenible y con arraigo a las necesidades actuales de las comunidades costarricenses. Lo anterior a través de la gestión del diseño por medio del proyecto llamado Algo por hacer.

Se trata además, de incluir a la comunidad y hacerlo un proyecto participativo de innovación social, de manera que se potencien iniciativas desde diversos puntos de vista públicos, privados y de la sociedad civil.

Actualmente, el licenciado Luis Carlos Araya, y los másteres Marcela Cubero, Sergio Rivas y Xinia Varela son los encargados, quienes además con el equipo de innovación de la Municipalidad de Curridabat, liderados por el alcalde Edgar Mora, dan los primeros pasos de: Algo por hacer.

Esta primera edición responde a un proyecto integrado entre la Escuela y la Municipalidad de Curridabat, una propuesta en la cual “estamos viendo cómo dentro sus iniciativas, nosotros podemos mejorar con Algo por hacer”, dijo Varela.

Diseño pretende proyectarse en la comunidad

Algo por hacer: Curridabat contempla cuatro etapas principales: diagnóstico; conceptualización; creación y verificación; y seguimiento, de acuerdo con el plan de acción propuesto por los profesores.

Estas etapas forman parte de la metodología proyectual de diseño (propio de la práctica del diseño), son vinculantes e iterativas entre ellas. Se encuentran contempladas dentro del cronograma, el cual entró en ejecución a partir de este año.

En este primer semestre “trabajamos en un primer diagnóstico. Nos reunimos entre las partes para ver los proyectos, posibles áreas de intervención” y considerar de qué manera ejecutar el diseño, “si por medio de proyectos de investigación, extensión o proyectos de graduación”, informó Varela.

Por su parte, para la Municipalidad de Curridabat, este trabajo tiene la intención de que el gobierno local de comunidad se involucre en la investigación, la ciencia y la tecnología, dijo Aldo Protti quien forma parte del equipo de trabajo por parte de la Municipalidad de Curridabat.

“En términos de planificación y diseño urbano, queremos contemplar el quehacer de las universidades. Este proyecto nos permite crecer en la medida en que podamos integrar elementos de diseño al trabajo municipal”, señaló Protti.

Los profesores consideran que este proyecto evidencia los primeros pasos, así como el potencial que tiene la Escuela por medio de la gestión del diseño, “el diseño tiene muchas posibilidades de ser un referente para la creación de nuevas políticas públicas”, recalcó Araya.

Como se ha mencionado anteriormente, esta es la primera edición del proyecto, más adelante ellos esperan trabajar con otras municipalidades u organismos. Desde el área académica la idea es involucrar no solo profesores sino estudiantes, de manera que sean más empáticos con las necesidades reales de un país al darles una experiencia más integral de diseño industrial.

Proyectos, Diseño Industrial, Comunidades