edificio de la biblioteca
Johan Umaña V.
Marzo 1, 2018
  • Con el concepto Learning Commons, la nueva biblioteca ofrece conexión a más de medio millón de documentos escritos de todo el mundo; así como espacios abiertos para compartir y crear conocimiento.

La nueva biblioteca del Tecnológico de Costa Rica (TEC) no tiene libros. Al menos no en su soporte tradicional de papel. Todo en esta moderna instalación, que fue estrenada en diciembre de 2017, funciona con el concepto “Learning Commons” y se dispone para adaptarse a los tiempos: con espacios abiertos derriba el mito de las bibliotecas de silencio solemne y estudio individual. En cambio, invita a la interactividad, el aprendizaje por medio de los juegos y el trabajo en equipo.

El edificio se ubica en el sector este del Campus Central de Cartago, es uno de los más modernos creados con fondos del Banco Mundial y cuenta con los siguientes servicios:

  • Atención personalizada y referencia virtual.
  • Espacios colaborativos de socialización y aprendizaje.
  • Espacios de esparcimiento y descanso.
  • Espacios de alimentación.
  • Salas de estudio grupal e individual.
  • Salas con equipos especializados para atender personas con alguna discapacidad.
  • Salas especializadas para la alfabetización informacional.
  • Acceso a recursos y servicios virtuales.
  • Laboratorios de investigación.
  • Equipos y recursos audiovisuales y tecnológicos.
  • Centro de apoyo a la academia.
  • BibLab.

El que no tenga libros de papel no significa que no haya acceso a información. Por el contrario, el estudiante puede encontrar a un click de distancia todo el conocimiento desarrollado por el Tecnológico y acceso a 68 suscripciones activas a Bases de Datos multidisciplinarias y especializadas, donde los usuarios pueden revisar documentos, artículos de revistas, normas, libros-e, enciclopedias, mapas e imágenes, entre un variado tipo de información de todo el mundo. Entre estos, más de medio millón de documentos de texto completo.

“Es un concepto de Learning Commons, que son espacios interactivos, donde los usuarios pueden relacionarse socialmente, pueden interactuar, son áreas de trabajo, de creación, de innovación... ¿Por qué una biblioteca sin libros? Primero, porque las bibliotecas han venido cambiando y no es que sea sin libros, sino que ya el soporte ha cambiado, ya no es un soporte impreso o físico, ahora son soportes digitales, acceso a través del Internet a bases de datos, a millones de recursos electrónicos“, explica Lidia Gómez, directora del Sistema de Bibliotecas del TEC.

infografia nota 154

Fuente: Sistema de Bibliotecas del TEC