Noviembre 30, 2018

Por: Esteban González
Representante Estudiantil Consejo Institucional

Hoy en el TEC, nos enfrentamos a un gran reto, y es que cuando hablamos de educación, la responsabilidad no recae solo en los docentes, también es responsabilidad de todos los elementos que intervienen y participan en este proceso, cuyo resultado son profesionales de alta calidad.

Si me voy a un aula en mis primeros años de universidad, me encuentro clases magistrales, aplicación de los mismos ejemplos y los mismos exámenes que realizan desde hace 20 años, estudiantes distraídos en el celular o en la computadora y docentes que se quedaron en la “innovación” de las presentaciones que se proyectan en una pizarra, que a veces pienso mejor no hubiesen llegado nunca a las aulas, pero si se saben utilizar también sé, que esta tecnología nos puede facilitar la enseñanza.

El panorama anterior nos reta a todos, a los profesores, trasladándoles responsabilidades a los estudiantes, investigando y planeando sus lecciones de forma diferente, con una metodología innovadora, no se soluciona el problema quitándole el celular o la computadora a un estudiante, el reto para el docente en la actualidad es: ¿cómo capto su atención? ¿Cómo me uno a la tecnología? Como estudiantes, exigirles a nuestros profesores en las clases, preguntar, proponer, que realmente le tengan que dedicar las horas de planeación que se les pagan para que den el curso, a los administrativos, facilitar los procesos, acompañar y ayudar, aligerar los trámites que están a cargo de ustedes.

Cuando ya no veía motivación para romper la rutina de la clase magistral en la que caemos todos, me encuentro en mi carrera profesores diferentes que piden retroalimentación de como dan sus clases, que realizan actividades diferentes tratando de cubrir las múltiples formas de aprendizaje que existen, que me abrieron los ojos para saber cuál es el TEC que quiero, que me ayudaron a cambiar mi actitud como estudiante.

Actualmente la sociedad está iniciada en la cuarta revolución industrial y el TEC tiene que ser líder en la educación, como estudiante agradezco profundamente cuando un profesor deja su rol de leer las diapositivas y realiza algo diferente, así como sé, que los profesores agradecen cuando nosotros como estudiantes aportamos en los cursos.

Creo en la capacidad de los profesores, de los estudiantes y de todos los que pertenecemos al TEC. Nos falta luchar semestre a semestre en nuestro quehacer marcando la diferencia todos los días. Ojalá que a donde llegue ese sello TEC, sea un agente de cambio y de innovación, que crece personal y profesionalmente pero también hace crecer a este país, ya que tiene las destrezas para resolver los grandes y pequeños problemas que tenemos como nación y ayuda a que vivir en Costa Rica realmente sea lo más Pura Vida.